Ubuntu Netbook y OpenOffice están entre el amor y el odio





A lo largo de la pasada semana y de esta se ha venido produciendo un movimiento curioso en el desarrollo de lo que será la próxima edición de Ubuntu Netbook puesto que se está decidiendo que aplicaciones irán de “serie” en la nueva versión. Una de estas aplicaciones en discusión sobre su inclusión ha sido la famosa suite ofimática de SUN. Por este motivo podemos decir que Ubuntu Netbook y OpenOffice están entre el amor y el odio.
En un primer momento se decidió sacar de las aplicaciones que vendrán por defecto con la distribución a OpenOffice. El razonamiento era sencillo. Un netbook está orientado a la movilidad, por este motivo se conciben estos equipos para estar siempre conectado, aunque luego no sea así, y por lo tanto las funciones de OpenOffice se podrían sustituir con aplicaciones en la nube, ergo aquí aparece Google Docs.
No se si esta mención a la propuesta ofimática de Google en la nube se consideró realmente para sustituir a OpenOffice o sólo fue un globo sonda. Más serias fueron las opciones de AbiWord y GNumeric, dos aplicaciones ligeras como procesador de textos y hoja de cálculo, pero que quizás no satisfacían del todo a los usuarios de netbook.

Al final parece que ha terminado imperando la sensatez, y OpenOffice, si todo sigue como hasta ahora se incluirá entre las aplicaciones ya instaladas con la distribución de Ubuntu Netbook Series. Entre otras cuestiones porque son muchos los estudiantes que utilizan este tipo de equipos y tener OpenOffice es básico para muchos de ellos.
Me parece lógico que quieran adaptar lo mejor posible la distribución a los equipos a los que va destinada. Es lógico que quiten Brasero, pues en equipos que no tienen lectores de DVD no se necesitará una aplicación de este tipo, como tampoco se necesita PalmOS Pilot o Tomboy por defecto y sin embargo si se echa en falta la aplicación para webcam Cheese, que finalmente será incluida. Pero una cosa es intentar reducir la distribución y otra quitar un programa de referencia como OpenOffice.
De todas formas el ruido que se ha formado a sido excesivo a mi juicio, lo es siempre con las aplicaciones que se incluyen o se dejan fuera con las distribuciones de linux. Por ejemplo se ha decidido seguir apostando por Firefox en lugar de Chromium, puesto que piensan que no está todavía maduro el soporte de este navegador, por lo menos en una versión LTS como será la próxima. La misma sensatez debería haberse aplicado al caso de OpenOffice. Si se quieren hacer este tipo de pruebas, mejor en una distribución normal, no en una LTS.
Si a mí me gusta Chromium o Brasero o Tomboy o necesito un Cliente FTP para eso tienes el Centro de Software, que nos permite instalarnos los programas de la forma más sencilla o el gestor de paquetes Synaptic. Al fin y al cabo lo que no faltan en Linux son alternativas para poder instalarnos programas. Al final todo parece arreglado, pero yo lo tomo como un aviso a navegantes de por donde van los pensamientos para el futuro de esta distribución para ultraportátiles.
Más Información | Ubuntu Blueprints



No ha sido una muy buena semana para el navegador de Mozilla. Si el miércoles tenían que lanzar actualizaciones de las versiones 3.0 y 3.5 de su navegador para cubrir cinco agujeros graves, ahora sale a la luz una vulnerabilidad 0-day en la última versión, la 3.6.
La empresa de seguridad Secunia reportaba ayer esta vulnerabilidad, clasificada como muy grave ya que permite la ejecución de código arbitrario dejando nuestro ordenador en riesgo. Además, ya cuenta con un exploit publicado en Internet, que, aunque sólo está disponible previo pago, es probable que tarde poco en ser difundido.
Como siempre, la solución hasta que Mozilla saque un parche, que normalmente suele ser poco tiempo, es visitar únicamente sitios de confianza y no hacer click en enlaces sospechosos.
Vía | CNET News
Más Información | Secunia Advisory



Lo que veis en la imagen superior es el aspecto que seguramente va a tener la llamada Ballot Screen de Windows, la utilidad para que los usuarios del sistema operativo de Microsoft que vivan en Europa puedan escoger, descargar e instalar el navegador que ellos elijan. La medida fue aprobada en Diciembre del 2009 en respuesta a las presiones de la Unión Europea.
La opción vendrá en forma de actualización e incluso reemplazará el acceso directo a Internet Explorer, para que el usuario localice la utilidad sin problemas. Una vez abierta, se nos mostrará una lista ordenada aleatoriamente en la que encontraremos los principales navegadores que nos podemos instalar en Windows.
El impacto que puede tener esta ventana en los usuarios de Windows puede ser significativo, ya que la mayoría de personas usan Internet Explorer simplemente porque no se han animado a buscar alternativas. Sin embargo, dar a conocer las alternativas podría afectar seriamente el porcentaje de mercado actual del navegador de Microsoft.
A partir de la semana que viene la actualización se desplegará por el Reino Unido, Bélgica y Francia, para aparecer en Marzo en el resto de países de la Unión Europea, incluida España.
Vía | DownloadSquad
En Genbeta | Windows 7 E nos dará la opción de descargar el navegador que queramos



Muchas veces cuando cambiamos de ordenador dejamos el equipo antiguo inutilizado en un rincón o le damos muy poco uso. Existen distintas alternativas para reutilizar los equipos antiguos o con poca potencia y que no sabemos que hacer exactamente con ellos. Una de estas alternativas nos la facilita FreeNAS una opción para crear tu propio NAS reutilizando tu viejo equipo.
En realidad se trata de un sistema operativo ligero, basado en FreeBSD que nos permitirá utilizar nuestro antiguo ordenador como si fuera un NAS, pero que además nos puede dar funcionalidades añadidas que tal vez algunos echáis en falta en algún que otro modelo de los discos duros de red que podemos encontrar en el mercado.

Podemos instalar FreeNAS en un disco duro, en una llave USB o podemos arrancarlo directamente para probarlo desde un LiveCD. En este sentido tenemos distintas opciones, hasta una máquina virtual para VMware ya creada que podemos descargarnos para probar sus funcionalidades y si nos convence instalarlo ya directamente en nuestro viejo ordenador.
Los requisitos de hardware realmente son muy bajos, pudiendo instalarlo con 128 megas de RAM aunque dependiendo de las funciones avanzadas que vayamos a utilizar estas necesidades de memoria podrían aumentar hasta 512 megas. La instalación del sistema es muy rápida, puesto que no lleva más de 15 minutos, dependiendo del equipo que utilicemos y su uso es muy intuitivo.
Servicios FreeNAS
Para su administración dispone de un interfaz web que nos facilitará la tarea. Está disponible en castellano. Una vez instalado el sistema lo conectamos a nuestra red, encendemos y directamente podremos realizar la configuración desde un navegador web en nuestro equipo habitual de forma cómoda y sencilla.
Una de las ventajas de FreeNAS sobre los discos de red convencionales son los servicios adicionales al de simple almacenamiento que nos puede prestar, puesto que dispone de soporte para protocolos FTP, NFS, TFTP, UPnP o iTunes/DAAP, entre otros, que nos permitirán aumentar la funcionalidad de nuestro disco duro de red. En este sentido cuenta con un cliente torrent para gestionar las descargas o un servidor WEB. De esta forma se convierte en algo más que un simple NAS pero algo menos complicado de lo que sería un servidor para muchos usuarios.
Si disponemos de varios discos duros, permite adoptar distintas configuraciones, ya sea en RAID 0, 1, o 5 además de JBOD dependiendo de si queremos dar más seguridad para el almacenamiento de datos o preferimos aumentar la capacidad de almacenamiento. También disponemos de copias de seguridad para la configuración del sistema, así que podemos tener una copia de seguridad del sistema estable y si hacemos algún cambio que no nos funciona como debiera tenemos la opción de volver atrás.
iTunes
Dentro de las opciones que dispone de seguridad nos permitirá cifrar el contenido de los discos duros, las comunicaciones para la transferencia de los archivos así como crear usuarios y grupos con distintos privilegios para gestionar el NAS, ya sea como invitados o administradores manteniendo un sistema de permisos muy completo. Puede que para el usuario doméstico esta no sea una opción importante, pero para el caso de empresas si que es muy interesante.
Como puntos a favor para utilizar este sistema operativo para montar nuestro propio NAS es que podremos reutilizar equipos antiguos, implementar las funcionalidades que realmente necesitamos, dependiendo del ámbito en el cual lo vamos a utilizar y la sencilla interfaz de administración. Es una opción interesante para aquellos equipos con los que no sabemos muy bien que hacer.
Sin embargo en sus virtudes están a la vez sus limitaciones. Por lo general los equipos antiguos son más ruidosos y quizás un NAS de los actuales que incorpore ventilación pasiva es mucho más silencioso y adecuado para determinados ambientes. Otra de las desventajas está en que la mayoría de equipos antiguos disponen de discos duros muy pequeños, así que si no disponéis de discos adicionales su capacidad de almacenamiento puede ser escasa.
Más Información | FreeNAS
En Genbeta | Crea tu propio servidor de música con VortexBox



Google Reader ha presentado algunas novedades de forma oficial desde su blog. La primera de ellas es la posibilidad de poder recibir recomendaciones basadas en los feeds RSS que ya tenemos en nuestra lista de canales a los que estamos suscritos.
Otra novedad es que el servicio es ahora capaz de mostrarnos canales RSS similares a los que ya estamos suscritos, de modo que el usuario puede descubrir elementos mediante el menú secundario que aparece al hacer click en un feed o al suscribirse a otro (en el cuadro de diálogo aparece una pequeña zona con páginas similares a las que se está mostrando).
Hay otra novedad que todavía no se ha confirmado, y es la de la posible adopción del servicio del sistema PubSubHubb para poder actualizar los feeds a los que estamos suscritos en tiempo real. La razón por la cual hay sospechas de esto es porque recientemente Google Reader ha empezado a mostrar los feeds actualizados apenas un minuto después de ser publicados, cuando hasta ahora el tiempo que pasaba entre la actualización y la aparición en el lector de feeds de Google era de unos 30 minutos.
De momento no hay confirmación oficial por parte de Google, pero no me extrañaría que se hubiese implantado este sistema debido a las mejoras de los tiempos de actualización.
Vía | Google Reader Blog, ReadWriteWeb
En Genbeta | Google Reader nos permite suscribirnos a páginas sin feed RSS


El arranque de Google Buzz ha sido completamente desastroso. Una empresa del tamaño de Google no puede permitirse el lujo de lanzar un servicio que compromete de múltiples formas la privacidad de los usuarios, tal y como ha sucedido. Como ya adelantó mi compañero Javier Muniz en su Buzz A Fondo, la estratagema de aceptar automáticamente seguidores expuso conversaciones y comentarios privados de montones de usuarios.
El caso más destacado en esos primeros días, como podéis recordar, fue el de una chica que se mantenía alejada de un ex-novio violento. Cuando ella aceptó iniciar el servicio, Buzz permitió que las personas con las que más correos había intercambiado tuvieran acceso a a sus comentarios de Google Reader, lo que permitió a su ex-pareja deducir su ubicación actual fácilmente.
Esta imperdonable pifiada algunos la achacan a error de principiante (en el sentido de que es la primera red social creada, que no adquirida, por Google), mientras que otros consideramos que bien puede ser una estrategia planificada para que desde el principio el servicio tuviera un gran número de usuarios y enlaces entre usuarios, aunque no baremaron bien las consecuencias.
Pero independientemente de esto, Buzz ha nacido acompañado de múltiples errores de privacidad que han dejado expuestos más datos sensibles de sus usuarios. Lógicamente, las demandas no se han hecho esperar, y vienen acompañadas de presiones gubernamentales que pueden obligar a Google a replantearse su estrategia con Buzz.

La primera pifia imperdonable fue la conexión automática entre usuarios. Como recordaréis, cuando aceptabas unirte a Buzz, éste te conectaba con la gente con la que más correos habías intercambiado. Esta lista es pública por defecto. Si además lo combinamos con que permite que esas personas tengan acceso a tus compartidos de Reader, a tus fotos de Picasa, etc., ya está completado el lío. Cualquiera puede ver con quién te carteas más, y tiene acceso a fotos y comentarios que quizás no quieras compartir con quien más te escribes.
¿Tan grave es esto? Pues aún más de lo que parece. Disidentes iraníes han visto cómo su lista de contactos habituales quedaba expuesta. Las oscuras y protegidas fuentes de periodistas de investigación han salido involuntariamente a la luz. Y como en el caso antes comentado, aquel abusivo ex-amante ha tenido acceso a comentarios y fotos de los sitios que frecuenta su ex-pareja.
Para colmo, Buzz ha demostrado tener varios fallos de seguridad, lo que unido a estos errores de planteamiento terminan de completar el desastre. Es muy fácil dejar expuesta la dirección de correo de cualquiera de tus contactos a la gente que te sigue en Buzz. En el caso de que respondas por Buzz a alguien que no tiene perfil público, o que no sigas ni por Buzz ni por GTalk, Buzz venía mostrando la dirección de correo de esa persona a todos los que tienen acceso a ese buzz.
Google empezó a parchear casi el mismo día del lanzamiento. Ahora, es necesario crear un perfil antes de empezar a usar Buzz, hay un mecanismo para bloquear a gente que quiere seguirte, Reader y Picasa no se conectan a Buzz por defecto, es posible ocultar tus listas de a quién sigues y quién te sigue, se muestran avisos sobre si quieres hacer estas listas públicas o no, y hay una pestaña en GMail que permite configurar o desconectar Buzz del todo. Cosas demasiado básicas, que tenían que formar parte del servicio desde su lanzamiento.
Demostración de ataque cross-site scripting contra Buzz Y más problemas… se ha informado de una vía de ataque de tipo cross-site scripting sobre Buzz. Es sobre el dominio de Google.com, lo que supone un riesgo grave de phishing y de cookies maliciosas. Es sobre SSL/TLS, lo que facilita la ocultación del ataque. Y puede usarse para suplantar la cuenta Buzz de alguien. Todo esto según la persona que afirma haber explotado el fallo, claro.
Tras todo esto, es sencillo entender que las demandas iban a llegar más pronto que tarde. Bufetes de abogados de San Francisco y Washington han iniciado una demanda colectiva, que tiene a la cabeza a Eva Hibnick, una mujer de Florida que representa a muchos usuarios de GMail afectados e indignados por estos fallos de privacidad causados por Buzz, acusando a Google de infringir todo tipo de leyes sobre comunicaciones legales, y en concreto la “Computer Fraud and Abuse Act”.
El ámbito de esta ley cubre infracciones como comprometer la confidencialidad de un ordenador, o transmisiones de información no autorizadas con daño intencional. Los abogados que inician el proceso exigen que Google no repita este tipo de actos que comprometan la confidencialidad de sus usuarios, y por supuesto, pasta compensatoria. Ya que la demanda se presenta de parte de todos los usuarios de GMail (que se estiman en 31.2 millones), la compensación económica a la que puede enfrentarse Google puede ser de proporciones épicas y acongojantes.
No es el único frente abierto, faltaría más. El gobierno de Canadá, bastante más comprometido con la privacidad de sus ciudadanos que el de su vecino norteamericano, también ha abierto una ronda de contacto con los responsables de Buzz, como ya hiciera con Facebook, obligándole a revisar sus políticas de privacidad. La Oficina del Comisionado de Privacidad de Canadá está preocupada por los aspectos más controvertidos de Buzz, y aunque desde Google se afirma que no hay abierta una investigación formal, reconocen que ha comenzado el diálogo.
Por último (al menos por ahora), el Centro de Información de Privacidad Electronica de Estados Unidos, ha solicitado a la FTC (Federal Trade Commerce) que investigue Buzz, porque este producto “ha violado las expectativas de los usuarios, disminuido la privacidad de los usuarios, contradicho la política de privacidad de Google, y puede haber violado las leyes federales de escucha e intercepción de las comunicaciones”.
Google no es dada a cometer errores tan graves como estos, y no debe salir de rositas frente a un tema tan serio. Veremos cómo se desarrolla el tema, y hasta qué punto afecta a la expansión de Buzz.
Enlace | Google Buzz
Más información | CNet, Mashable, Wired, Security by default
En Genbeta | Google Buzz: A Fondo, La Agencia de Protección de Datos da un toque de aviso a las redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada