Geolocalización en las redes sociales



La geolocalización es en estos momentos la tendencia de moda por excelencia en las redes sociales y parece que todas quieren darse prisa en adaptar sus funcionalidades para no quedarse atrás. Una de las últimas en dar este paso ha sido Tuenti, pero antes le precedieron Twitter o Foursquare y todo indica a que Facebook será la siguiente en sucumbir a sus encantos.
Vamos a analizar un poco más detenidamente esta tendencia: en qué nos afecta, para qué sirve y por qué hay tanto interés en incorporar estas funcionalidades a prácticamente cualquier servicio web.

Nuestro círculo social cada vez más grande

Las redes sociales están proporcionando el ambiente idóneo para una hiperconectividad sin precedentes, ya que mantenemos contacto directo (a través de internet) con una cantidad increíble de personas (no hay más que ver la cantidad de amigos que tiene la gente en Tuenti, Facebook o Twitter). Y conforme crece nuestro círculo social, nuestro mundo se hace más pequeño y accesible.
Esto sabemos que puede acarrear problemas, ya hemos visto casos de personas que han perdido su puesto de trabajo o incluso han llegado a divorciarse por alguna fotografía o comentario comprometedor. Pero si a esto le sumamos la monitorización constante de los lugares a los que solemos acudir, deberemos de tener un cuidado “extra” a la hora de delimitar la visibilidad de estos datos, ya que lo más seguro es que no nos interese compartir con nuestro jefe y nuestros amigos la misma información.

Las redes sociales cada vez más orientadas hacia los móviles y la realidad aumentada


La portabilidad y la tecnología GPS forman parte fundamental en este juego, ya que abren un mundo de posibilidades a las redes sociales. Podemos registrar físicamente nuestra posición con el móvil cuando pasemos por un lugar concreto sin necesidad de buscarlo sobre un mapa, como ocurría en webs como como Panoramio. De este modo los usuarios ganamos en comodidad, precisión y realismo.

Además, que conociendo nuestra posición podremos saber en todo momento lo que pasa a nuestro alrededor, agilizando las comunicaciones y favoreciendo un acceso a la información más intuitivo.
El buscar información en un cuarto con un ordenador ya forma parte del pasado, las redes sociales están abriendo internet y acercándolo a muchísima gente con reducidos conocimientos informáticos y que busca respuestas precisas y rápidas. Por todo ello, la realidad aumentada hace que la información geolocalizada sea más natural, al sobreponer esta capa de información sobre el mundo real.

¿Juego o negocio? ¿Por qué este creciente interés por parte de las empresas?


La geolocalización es ahora mismo una “perita en dulce” para las grandes compañías, y es que su encanto no reside en monitorizar nuestra posición a cada instante, sino que lo realmente interesante es la capa de información permanente que los usuarios creamos y actualizamos en tiempo real.
De esta manera podemos obtener información sobre miles de lugares, generada por la comunidad de usuarios, como ocurre con: Foursquare, Tuenti sitios, 11870.com o Yumit, por poner algunos ejemplos.
Los mismísimos responsables de Google continúan con sus esfuerzos por etiquetar el mundo como lo conocemos y han hecho varios intentos por mejorar la información de sus capas de Google Earth y maps, intentando adquirir el portal Yelp.com. También Yahoo ha hecho lo propio y recientemente ha mostrado su interés por hacerse con el portal Foursquare, imaginamos que con fines similares.
Y es que prácticamente todo tiene cabida en internet y esta información aunque resulte muy interesante a nivel informativo lo es más aún para fines publicitarios. Por este motivo, redes como Foursquare o Gowalla han convertido la geolocalización en un “juego” para fomentar la competitividad y actividad de sus usuarios.

Compartir, la base de la Web 2.0


La información creada por una comunidad de usuarios, siempre estará mucho más actualizada que sí un equipo de empleados actualizase los datos de forma manual, aunque está claro que de esta manera siempre correremos el riesgo de perder veracidad y calidad en los contenidos, el objetivo está en conseguir un equilibrio.
Pero la geolocalización también juega un papel importante en este aspecto, ya que los datos geográficos son tomados de forma automática y precisa, por lo que reduciremos el margen de error a la hora de compartir información.
Un ejemplo de esto sería Waze, una aplicación que una vez instalada en nuestro móvil crea un mapa de carreteras, colaborativo, a partir de nuestros trayectos, de modo que siempre se tiene información actualizada tanto del tráfico como de las incidencias que ocurren en carretera.
Y es que parece que esta será la máxima según avancen las tecnologías móviles, conseguir recavar y compartir información de cada usuario de la forma más automática y natural posible.

Algunos ejemplos de redes sociales

Actualmente existen muchas webs sociales que emplean geolocalización con distintos fines y su número va en aumento cada día. Estos son algunos ejemplos de aquellas que hacen un uso exhaustivo o han adaptado sus funcionalidades a este tipo de tecnología con el fin de ofrecer nuevos servicios a sus usuarios:
Web Objetivo Disponible en Español Móvil
Twitter Ubicar mensajes de texto en el lugar en que se escribieron
Foursquare Recomendar lugares a los que se asiste físicamente No
Gowalla Compartir lugares, eventos y rutas a los que se asiste físicamente No
11870.com Almacenar y compartir nuestros servicios favoritos
Yelp Almacenar y compartir nuestros locales favoritos No
Google Buzz Ubicar mensajes de texto en el lugar en que se escribieron
Google latitude Monitorizar y compartir nuestra posición en tiempo real
Ipoki Monitorizar y compartir nuestra posición en tiempo real
Yumit Recomendar los restaurantes en los que comemos No
Tuenti sitios Almacenar y compartir nuestras zonas de ocio favoritas
Waze Compartir nuestra posición mientras conducimos para informar del tráfico y crear un mapa colaborativo

Privacidad y posibles problemas

La ley de protección de datos es muy estricta al respecto ya que toda la información privada que facilitemos puede ser usada con fines poco honestos como el Spamming o Phising, por ello los propios responsables de la web deben de mantener un control muy riguroso sobre estos datos.
Aunque por nuestra parte también deberemos de llevar especial cuidado de no permitir que los motores de búsqueda como Google o Bing indexen nuestros perfiles privados sin que nosotros lo sepamos, ya que nos exponemos a que cualquiera pueda acceder a nuestros datos sin ningún esfuerzo. Por ello es imprescindible que configuremos adecuadamente su visibilidad.
Y es que muchos casos el nivel de “exhibicionismo electrónico” de algunos usuarios puede llegar a causar problemas tan graves como que te entren a robar en casa, tema que ya abordamos en Genbeta cuando hablamos sobre la web PleaseRobMe.

¿Y nosotros qué ganamos con esto?

si la información es útil y se almacena debidamente, lo que ganamos es el acceso a información actualizada e instantánea de cualquier lugar: saber en qué tiendas cercanas a nuestra posición hay ofertas, dónde hay un buen taller mecánico, o un buen restaurante recomendado por mucha gente.


Pero está claro que ni debemos de tenerle “miedo” a este tipo de aplicaciones, ni ser excesivamente confiados ya que el primer filtro es nuestro propio sentido común, para no compartir cierto tipo de información que no deseemos.
Imagenes | artberri, dpstyles™
Vídeo | Youtube



A Garret Serrack, desarrollador del área Open Source de Microsoft, se le ha ocurrido una idea realmente genial. El proyecto se va a llamar CoApp, y su finalidad es proveer un sistema de gestión de paquetes para las aplicaciones de código abierto en Windows.
Estas aplicaciones de código abierto, sobre todo las que se han desarrollado para Linux, suelen tratar de no reinventar la rueda, dividiendo el programa en partes pequeñas, y apoyándose en librerías, que luego se incluyen como dependencias cuando se crean los paquetes.
Sin embargo, en Windows esto lleva algunos problemas, y su instalación se vuelve un poco más tediosa, ya que las aplicaciones que proveen sólo el código requieren compilar todas las librerías y luego compilar la aplicación en sí. Para los que proveen los binarios compilados, suelen incluir librerías con diferentes versiones, que no están preparadas para ser compartidas con otras aplicaciones.
Lo que intenta el proyecto CoApp es proveer un sistema parecido al de Linux, con repositorios mantenidos por la comunidad desde donde se puedan descargar los programas, compilarlos e instalarlos automáticamente, evitando también de este modo problemas de dependencias y librerías duplicadas.
Además, Serrack cuenta con todo el apoyo de Microsoft:
Los compañeros en Microsoft han reconocido el valor de este proyecto, y me han ofrecido amablemente trabajar en esto a tiempo completo. Estoy ya trabajando en el proyecto, y Microsoft me apoya en esto al 100%. El diseño es trabajo mío y de la comunidad de CoApp, y no necesito la aprobación de nadie de dentro de la compañía.
Algo interesante del proyecto CoApp es que no planea llevar el sistema existente en sistemas Linux a Windows, sino que se trata de desarrollar una nueva aplicación siguiendo ese concepto pero aprovechando todas las herramientas de Windows, como WinSxS para trabajar con DLLs compartidas, o MSI para los paquetes de instalación, y usando además los lugares comunes de Windows, sin crear nuevas estructuras de archivos.
CoApp puede abrir también otra vía muy interesante: la creación de repositorios mantenidos por la comunidad para todo tipo de aplicaciones o repositorios oficiales de Microsoft para sus aplicaciones; de forma que pudiésemos instalar los programas de uso más común con un solo clic, sin preocuparnos de orígenes dudosos, ni de virus, ni de actualizaciones. Por desgracia, el carácter cerrado de estas aplicaciones probablemente haga imposible esta idea, que se quedará como una utopía.
Sin duda, un proyecto realmente llamativo, que facilitará mucho la instalación de programas de código abierto en Windows. Además, el hecho de que este programa sea también de código abierto potenciará más su uso y desarrollo.
Vía | FayerWayer
Más información | Garret Serrack | OS News
Sitio oficial | CoApp
Imagen | Flickr – Hendry


Twitter ha sido hasta ahora lo más imparcial posible al respecto de los clientes de escritorio/móvil, en los que no ha tenido presencia y por tanto los clientes no oficiales han florecido. Twitter acaba de anunciar que compran la empresa detrás de Tweetie, principalmente para hacerse con la versión de la aplicación para iPhone, justamente la que viene usando un servidor. Tweetie pasará en breve a ser gratuita y se renombrará como Twitter for iPhone. Adicionalmente, en el futuro próximo saldrá también de manera gratuita Twitter for iPad.
Este movimiento es ciertamente extraño si atendemos a la historia de la compañía y a su política de no intervención. Evidentemente es un palo para los demás clientes de Twitter para iPhone, pero la compañía aún no ha dicho nada sobre si piensa sacar algo para las demás plataformas. Tweetie también tiene versión para Mac (que servidor también usa), pero tampoco sería demasiado difícil portarla a Windows. Si analizamos únicamente lo que han declarado hasta ahora, sus planes pasan por no crear ninguna aplicación de escritorio y seguir trabajando en la versión Web como hasta ahora.
Por cierto, Tweetie quedó segundo justo después de Tweetdeck en las votaciones de Genbeta de principios de año, así que está claro que los creadores de Twitter se han decidido por una opción de calidad.
Vía | Blog oficial de Twitter
También en Applesfera | Twitter compra Tweetie para adaptarlo como cliente oficial en iPhone, y será gratis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada